¡Compartir es divertido!

Mucho se ha dicho acerca del estrés, es un término tan utilizado que lo encontramos en el trabajo, en la calle, en la televisión. Expresiones tales como “estoy estresado” se ha convertido hoy en parte cotidiana de nuestro vocabulario al punto que tanto personas no expertas en el tema así como profesionales hemos hecho uso incorrecto del término, pero sea como sea esto demuestra que el estrés es un asunto que a todos nos llama la atención y es por eso que hoy quiero mencionar algunos de los síntomas que nos pueden estar indicando que necesitamos desestresarnos. Sin embargo antes quiero brevemente explicar en qué consiste el estrés.

El estrés es un mecanismo que poseemos todas las personas para enfocar y dirigir toda nuestra energía a un reto o a la solución de un problema, así cuando estamos estresados nuestro organismo nos prepara para responder ante situaciones para las cuales no estábamos listos, se produce todo un desequilibrio en nuestro interior para distribuir nuestra energía y fuerza hacia aquellos aspectos que esperamos solucionar y tener éxito. También quiero mencionar que el estrés se genera tanto por situaciones negativas (terremoto, perdida de un ser querido, despido laboral, etc) como por situaciones positivas como por ejemplo que nos asciendan en nuestro trabajo, emprender un proyecto, el nacimiento de un hijo, ya que todas estas condiciones nos indican que algo nuevo ha ocurrido y que debemos hacer uso de nuevos recursos para adaptarnos a nuestra situación actual. El problema surge cuando permanecemos con el estrés en modo: “ON” “Encendido” ya que nuestro organismo al continuar en alarma sigue liberando innecesariamente catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) a nuestro torrente sanguíneo y por tanto al no tener la oportunidad de volver a nuestro estado de “normalidad” el funcionamiento integral y coordinado de nuestro organismo se encuentra alterado, así lo que en un principio era un mecanismo que nos sirvió para solucionar un problema determinado o alcanzar un objetivo, se ha convertido en un agente amenazador de nuestra salud física y psicológica siendo incluso catalogado como uno de los principales causantes de bajo rendimiento en los profesionales y en unos pocos años como la principal causante de enfermedades mentales en la sociedad.

Ahora teniendo un poco más de claridad respecto a lo que es el estrés y lo que desencadena en nuestro organismo, veamos 10 síntomas que podrían indicarnos que estamos estresados:

1. Insomnio: el estrés interfiere en nuestro ciclo normal del sueño, es una de las principales consecuencias de insomnio y lo peor es que después de varias noches de desvelo y pesadillas nos levantamos más cansados e irritables. Una de las recomendaciones que dan los expertos es tomar una siesta durante el día de al menos 20 minutos y por la noche ponerle cuidado a las pesadillas que hemos tenido, ellas podrían estar diciéndonos la razón que nos hace estar así.

2. Distracción y olvido con mayor frecuencia: el hipocampo que es una de las áreas que se encarga de nuestra memoria se ve reducida a causa del estrés así que si olvidas con mayor frecuencia si cerraste o no la puerta de casa, no recuerdas una cita médica o personal, si dejas las llaves pegadas del coche, podrían ser indicadores de que algo está ocurriendo. De igual forma el sentirte confundido, con distracciones sucesivas al punto de tener dificultad para tomar decisiones puede sugerirte que tus niveles de cortisol están más altos de lo que deberías.

3. Dolor en el cuello y espalda: cuántas veces hemos dicho que tenemos dolor en nuestra espalda y cuello, a lo mejor pensamos que es debido al exceso de trabajo o por estar en una misma posición, sería conveniente que observáramos si el causante es el estrés, ya que esta es otra de las consecuencias que genera.

4. Contracción del ojo: ¿has escuchado acerca de los tics nerviosos? uno o ambos ojos abriendo y cerrando rápida y repetidamente, este es otro síntoma del estrés. Se recomienda tomar un momento para cerrar los ojos tratando de relajarte, esto podría ayudarte.

5. Comerse las uñas: este acto se conoce también con el nombre de Onicofagia, esto evidencia que estas nervioso o nerviosa por algo

6. Surgimiento de caries: el bruxismo es un síntoma frecuente, se trata de apretar y hacer chasquido con los dientes mientras estamos dormidos. Lo que además de ser un síntoma de estrés es un generador de debilitamiento dental y caries.

7. Estar constipado o resfriado: como ya lo vimos el estrés altera nuestro sistema inmunológico por tanto nuestras defensas están más “débiles” y por ello podemos enfermarnos con mayor frecuencia y facilidad.

8. Erupciones en la piel: nuestra piel evidencia lo que nos pasa por dentro, ella incluso habla de cómo nos sentimos. Muchos de nuestros problemas emocionales se reflejan con granos  y erupciones en nuestra piel. Así que si constantemente vas al médico con esta queja y no encuentras solución sería conveniente que revisarás cómo estás gestionando tus emociones.

9. Nauseas e indigestión: es otro síntoma muy frecuente del estrés. Es verdad que comidas pesadas generan esta sensación pero también es verdad que los problemas digestivos son uno de los mayores indicadores que sugieren que algo en nuestro estado de ánimo no va bien, de hecho en los últimos años muchas personas diagnosticadas con problemas de Colón han tenido de base un problema emocional.

10. Caída excesiva de cabello: es verdad que muchas mujeres y hombres podemos sufrir de caída del cabello y puede deberse tanto a factores genéticos como a que sencillamente estamos “mudando” de pelo. Sin embargo se ha comprobado que la alopecia areata que es la pérdida de pelo en zonas determinadas especialmente el cuero cabelludo y la barba, puede originarse por la ansiedad o el estrés.

Vemos cómo el estrés aunque es un proceso normal puede llegar a producir consecuencias patológicas afectando nuestro rendimiento así como nuestra salud física y mental, recordándonos que sin duda alguna ser conscientes de nuestras emociones y saber gestionarlas es clave en el proceso de educación emocional.  

Milena Gonzalez / @milenagonzalezh

¡Compartir es divertido!