LA MULTITUD DE EMOCIONES QUE PRODUCE EL HECHO DE TENER UN HIJO DESPIERTA LA PROFUNDA NECESIDAD DE CONOCERNOS A NOSOTROS MISMOS

Todos los padres y madres tenemos algo en común y es el hecho de que queremos que nuestros hijos sean felices y de ese deseo tan obvio pero tan profundo, se desprenden un montón de preguntas y entre ellas unas que suelen retumbar más que otras cada día desde que abrimos nuestros ojos: ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Cuál es la mejor forma para comunicarme con mis hijos?  estas preguntas nos permiten mirar hacia dentro y en función de cómo haya ido el día en la relación con nuestros hijos, la respuesta algunos días nos hará sentir mejor o peor con nosotros mismos. Todos queremos hacer nuestro mejor trabajo como padres y madres, comunicarnos adecuadamente con nuestros hijos pero no todos conocen los medios para hacerlo posible

Ese es mi objetivo como formadora en Inteligencia Emocional de padres, madres y personas que trabajan en el mundo de la educación, ayudarte a construir relaciones saludables con tus hijos y/o estudiantes.