fbpx

Después de varios años trabajando con personas de diferentes áreas y edades he llegado a la conclusión que el concepto que yo tenía de creatividad o de lo que es una persona creativa era completamente errado. A lo mejor tu no eres tan extremista, pero recuerdo que yo pensaba que una persona creativa era aquel genio con el cabello un poco alborotado, que no dormía porque siempre estaba enclaustrado en un laboratorio o en su salón únicamente creando, creando y creando; una persona encerrada en sí misma, con un cociente intelectual mayor de 130, que no se relacionaba con nadie y que hasta podría terminar volviéndose “loco”. Pues bien, esa creencia que yo tenía de lo que es una persona creativa o casi genio se ha venido completamente abajo. Posiblemente necesitaría de mayor conocimiento para describir lo que es una persona altamente creativa pero sin duda uno de los aspectos que me he dado cuenta es fundamental para desarrollar tu creatividad es la Pasión. ¿Sabías que a uno de los más grandes creadores de nuestro tiempo, una vez su maestro le dijo que “no llegaría muy lejos” y que además siendo muy joven fue expulsado de su escuela por ser deudor moroso?, pues si, te estoy hablando de Albert Einstein que entre otras cosas fue un niño lento para aprender a hablar.

Tanto Albert Einstein como muchos hombres y mujeres comunes y corriente como tu y como yo tendrían grandes razones para no llegar hasta donde hoy están, personas que no se han dejado amedrentar por sus circunstancias y que pese a que hacen parte del común, no se consideran del montón, es decir han hecho la diferencia partiendo de sus fortalezas y haciendo uso efectivo de sus debilidades.

Permíteme compartirte algunos puntos en común que he observado en todas las personas con las que he trabajado así como en personajes que han dejado huella en la historia de la humanidad que los hace ser considerados como personas creativas:

1. Conocen qué es aquello que los motiva: Siempre hago alusión a lo importancia de partir de tus habilidades y fortalezas para darle un vuelco a tu trayectoria profesional. En la medida que conoces tus puntos fuertes y aquellos en los que puedes mejorar cuentas con la base para el diseño y desarrollo de tu plan de acción y sobretodo con la motivación que no es más que el motor que te impulsa a seguir.

2. Alimentan y protegen sus talentos: Al saber con claridad a dónde quieren llegar y lo que necesitan, tienen la determinación de no tambalear ante las opiniones o criticas de personas que no aportan a su sueño. ¿Te imaginas si Messi hubiese escuchado a aquellos que le dijeron una vez que el futbol es para vagos y que es un deporte donde muchos no pasan del sueño de barrio? En lugar de eso se reúnen con personas que al igual que ellos sienten pasión por lo que hacen y que saben a dónde quieren llegar.  

3. Son disciplinados: el esfuerzo, la dedicación, la exigencia son características que día a día tienen presente, ya que saben que no es suficiente soñar, eso todos lo hacen, lo que hace la diferencia es hacer realidad los sueños.     

4. Se arriesgan: Como conocen con lo que cuentan y tienen un plan de acción claro, no solo se quedan en la iniciativa sino que para ellos es importante darle termino a los objetivos que se trazan, a esas pequeñas tareas que apuntan al objetivo global. Salen de su zona de confort y se atreven a hacer lo que el común no hace, se arriesgan siendo conscientes que el fracaso también hace parte del éxito y que es necesario para el aprendizaje ya que sin riesgo es imposible avanzar.

 ¿Te das cuenta? No es necesario ser un genio para dejar huella y ser creativo, se necesita de talento pero también talante (carácter) y es algo que estoy segura que tu tienes y que puedes hacer y sobretodo que es fundamental para marcar la diferencia y vivir con propósito tu profesión. Así que pregúntate ¿Y qué tiene Albert Einstein que no tenga yo? Recuerda: Afuera las excusas!

Milena Gonzalez

Share This