fbpx

Me encanta la definición que el diccionario de la Real Academia Española asigna al verbo Descubrir. Lo especifica de la siguiente manera:

1. tr. Manifestar, hacer patente.
2. tr. Destapar lo que está tapado o cubierto.
3. tr. Hallar lo que estaba ignorado o escondido, principalmente tierras o mares desconocidos.
4. tr. Registrar o alcanzar a ver.
5. tr. Venir en conocimiento de algo que se ignoraba.
6. prnl. Quitarse de la cabeza el sombrero, la gorra, etc.
7. prnl. Dicho de una persona: Darse a conocer, cuando por alguna razón, vestido, distancia, etc., no había sido reconocida.

La tercera, quinta y séptima definición son bastante llamativas si pensamos en el contexto actual en el que nos desenvolvemos.

Los profesionales y personas que nos desempeñamos en una ocupación específica, podemos ver como día a día el mercado laboral incita la necesidad en las personas de ir en pos de una u otra materia actual. Me refiero a la cantidad de cursos ofertados en las distintas áreas de conocimiento. En muchas ocasiones hemos sido “compradores compulsivos” de estos. Nos dejamos decantar por el “tema de moda” y perdemos de vista nuestra esencia, aquello que nos define a cada uno y nos hace únicos.

Soy partidaria de la importancia de la educación continua, pero yo le agregaría al concepto Educación continúa intencionada, una educación que aporte a la persona que soy, a mis intereses, y por supuesto a mis habilidades. La conjugación de estos tres aspectos es esencial; es un acto de sinceridad con nosotros mismos, nos lleva a enfocarnos en lo que realmente somos, a descubrir cuáles son nuestros verdaderos talentos y capacidades e incluso a decirle NO a aquello que consideramos importante para nuestras vidas. Lo que quiero decir con ello es que pese a que cada uno de nosotros tenga propósitos u objetivos muy bien intencionados, la intención no siempre es suficiente. Por ejemplo, hasta hace algunos años estuve entrenándome para aprender a tocar guitarra, tenía el deseo de poder lograrlo e incluso algunas veces me imaginaba tocando este instrumento en un grupo al que pertenecía. Creo que para fortuna de ellos no lo hice… no quiero decir con esto que debamos renunciar a aquello que queremos hacer, ni quiero invitarte a dejar atrás tus objetivos si en el camino se te presentan obstáculos; pero en lo que si quiero enfatizar es la importancia de poner en línea tus intereses con tus habilidades. En mi caso me encanta el sonido de la guitarra, e incluso escucharla me emociona pero no tengo el nivel de habilidad para ejecutar una melodía. Obsesionarnos en aquellos aspectos en los que en un nivel de 1 a 5 somos 1 o 2, nos impide enfocarnos y descubrir otros áreas en las que sin duda somos 4 o 5.

Mi invitación es precisamente motivarte a encontrar esa área en la que eres 4 o 5, a trabajar en aquello que puedes hacer con excelencia, a descubrir lo que realmente te motiva. Hay mayor probabilidad de éxito en aquellas personas que tienen un alto nivel de aptitud o habilidad en su labor. Aunque más que ello, en lo que realmente pienso es en la importancia de trabajar precisamente en aquello que amamos y en lo que somos excelentes ya que posiblemente la sociedad puede estar perdiéndose de un gran talento y tu, de la satisfacción que genera hacer aquello que realmente te apasiona y el crecimiento que emana de ello en cada área de tu vida.

Se sincero y honesto contigo, antes de iniciar un proyecto evalúate, te aseguro que esto te evitará gastar dinero, tiempo y frustraciones innecesarias. No sigas vistiendo trajes que no van de acuerdo con tu identidad y personalidad (pueden ser ocupaciones o actividades ajenas de lo que realmente amas) , enfócate en tu potencial más que en tus debilidades, ello te permitirá motivarte cada día. Trata de medir tus objetivos de acuerdo con tus intereses y habilidades más que con lo que la sociedad tiene estipulado y sobretodo vuélvete un experto en ello y por último te invito a hacerte las siguientes preguntas:

¿He tenido experiencia en aquello que quiero hacer?
¿He alcanzado algún logro o he sido exitoso en esa área, que me motive a seguir?
¿He tenido procesos de entrenamiento en el área que quiero?
¿Se lo que es fundamental realizar en esa área?
¿Conozco personas que hayan sido o que sean exitosas en lo que quiero hacer?

Y por favor siempre recordemos lo siguiente:
Elije un trabajo que ames y no trabajarás un día más. Confucio.

Milena Gonzalez

Share This