fbpx

Parece que se ha puesto de moda la palabra “diferente” , frases tales como debes ser único, haz algo que te diferencie del resto y otras expresiones de este estilo, son las que últimamente están teniendo más repercusión en las distintas esferas de la vida. Sin embargo, cuando pienso en ello sobretodo en lo que se refiere al ámbito profesional observo que en realidad lo que hay es cada vez más licenciados y titulados parecidos unos de los otros: una profesión, un postgrado, más de un idioma, abcde…. como diría Andrés Pérez Ortega (Impulsor del tema Marca Personal en España), marcas blancas en un universo blanco. Ante ello me hago la pregunta, ¿diferente? Si, pero diferente de qué? ¿en la forma en la que me peino, me visto, como hablo o a lo mejor de lo que publico en las redes sociales?

Cuando gestionamos nuestros talentos con el deseo de dejar huella y nos centramos exclusivamente en aspectos puramente exteriores, erramos! venimos a ser como un bello envase de perfume que a la vista deslumbra por su empaque pero que cuando lo usas te decepcionas a la primera porque la fragancia perduró lo que tardaste en volver a ponerlo en su lugar. Así ocurre con muchos profesionales, llenos de titulaciones, con una excelente fluidez verbal, se visten elegantes, usan una buena loción pero cuando exhiben su producto (aquello que dicen saber hacer) suelen dejar con un sin sabor a más de uno.

La verdadera esencia del Talento reside en el interior de la persona, en cada uno de nosotros, gestionar nuestros talentos no es otra cosa que descubrir lo mejor que sabemos hacer y que amamos hacer y a partir de allí poder aportar algo de valor a otros, ese algo que las personas te otorgan, es principalmente la confianza de reconocer que tu eres la opción preferente para realizar un trabajo especifico. Por tanto para ser un profesional que se diferencie es fundamental que descubras qué es aquello que sabes hacer mejor que el resto de tus compañeros. No se trata de comparar tus habilidades con las de otras personas, (eso frustra y paraliza en ocasiones) sino de descubrir qué es aquello en lo que destacas. Esto puede sonar arrogante debido a que estamos más acostumbrados a hablar con libertad de aquellas cosas en las que debemos mejorar y posiblemente nuestra sociedad nos puede tildar de orgullosos si reconocemos que realmente tenemos talento en un área determinada, ya sabes por aquello del qué dirán, pero lo reconozcas o no, hay algo que tu sabes hacer mejor que otros y si no es así piensa entonces en lo siguiente: sin ánimo de ser feminista creo que es un buen ejemplo para nosotras las mujeres ¿Qué es aquello que hace diferente a tu estilista de tal manera que si no es con ella/él, no sientes la suficiente confianza de poner tu cabello en manos de otra persona? o ¿Qué es aquello diferente que te puede enamorar de una persona? (esta última pregunta vale para ambos)

Pues bien, haz el mismo ejercicio contigo ¿Qué es aquello diferente que en cuanto a Talento has descubierto que tienes y por lo que las personas deberían escogerte a ti? Y si aún no lo has descubierto entonces es momento de empezar. Recuerda, la esencia es más importante que el empaque, así que no solo presumas, demuestra que eres excelente en lo que haces.

Milena Gonzalez

Share This