fbpx

Uno de los puntos que más inquietan a gran parte de las personas con las que trabajo en procesos de asesoría profesional tiene que ver con la respuesta a esta pregunta. ¿Diriges o dirigen tu carrera profesional? Al parecer podría ser una respuesta fácil de dar pero qué pasa cuando detenidamente piensas en ello y te das cuenta que realmente tu libertad profesional la has puesto a merced de la actual situación laboral.

Posiblemente tu al igual que yo, cuando terminaste tus estudios lo que más te importaba era poder ingresar a cualquier empresa pese a que ello implicara no desempeñarte en el área que más te gustaba hasta ese entonces, lo cual es lógico y necesario; tu objetivo era coger experiencia y por supuesto empezar a generar ingresos, así que cualquier trabajo que resultara en ese momento era bienvenido. Sin embargo para muchos, los años que han pasado desde ese primer empleo hasta el día de hoy han empezado a convertirse en un semáforo que pudiera estar alertándolos frente al hecho de que sus carreras profesionales no están siendo protagonizadas precisamente por ellos sino que bailan al ritmo que les toquen, es decir “si hoy no estoy aquí mañana me llamarán de otra empresa, al año estaré en otra, a los dos años puedo pertenecer a otra y así sucesivamente” es decir, ven el trabajo únicamente como una forma de ganarse la vida y no como el medio a través del cual pueden generar valor, confianza y sacar provecho a su talento individual. Sin duda esta puede ser una opción y no soy nadie para criticar este estilo de vida, cada quien es libre de decidir de qué manera desea gestionar su profesión. Sin embargo las ventajas que aporta convertirse en el propio escritor de tu carrera profesional tiene tal peso que te lleva a pasar de ser un profesional promedio a ser una persona que genera credibilidad, influencia y valor en ti y en otros. Permíteme mencionarte algunas de estas ventajas:

  1. Descubres quién eres: Siempre hago hincapié en este punto. El autoconocimiento es la base en todo proceso que implique desarrollarte a nivel personal y profesional y aprovechar tus principales habilidades e incluso sacarle provecho a aquellos aspectos que tienes por mejorar. Además de ello te permitirá creer en aquello que eres capaz de hacer. Ya sabes que puedes tener un gran talento, pero si no crees que tienes la capacidad de desarrollarlo, de nada vale.
  2. Te das cuenta que tienes una misión o propósito en la vida: más allá de encontrar un trabajo a través del cual puedes ganar dinero, cuando diriges tu carrera te das cuenta que tres, cuatro o cinco años de estudio fueron algo más que teoría y que ese tiempo fue preciso para hoy dar respuesta a un sector en el que tu tienes las habilidades, talento y talante para llevar a cabo. Ese aspecto te mantiene motivado y te lleva a hacer aquello que el común de profesionales no haría.
  3. Cultivas tus fortalezas y habilidades: Como bien sabes en la medida que te concentras en hacer lo que te gusta, mayor probabilidades tienes de crecer a nivel personal y profesional. Así mismo en la medida que cultivas tus fortalezas y habilidades proteges tus propósitos especialmente de aquellas personas que consideran que o no eres capaz de hacer lo que te propones o de aquellos que creen que por más que lo intentes el mercado laboral no te lo permitirá.  
  4. Te responsabilizas de tu futuro profesional: Este punto es fundamental. Cuando diriges tu carrera no estás a merced de la famosa coletilla: “bueno a ver qué pasa” sino que sabes que para que pasen las cosas necesitas ponerte en acción y ello va mucho más allá de tener un perfil chulísimo en Linkedin e invitar a la gente a que lo visite. Tomas la iniciativa, estableces objetivos, límites de tiempo y por supuesto das lugar a la acción.
Sea que tengas 18, 25, 36 o 50 años, nunca es tarde para empezar a tomar el timón de tu carrera, lo más importante es que dejes de lado esas telarañas y excusas que el común de la gente se pone. Dirigir tu carrera es darle rienda suelta a tu creatividad y es verdad que esto requiere de disciplina, paciencia y esfuerzo pero si te das cuenta es algo que cualquier persona puede hacer, no dudo que tu tengas el potencial, es cuestión de decidir y empezar.
Milena Gonzalez
Share This