fbpx

La relación entre nuestro carácter y ocupación/profesión, es uno de los aspectos que considero importantes en el momento de gestionar nuestro talento y nuestra marca profesional, ya que nuestra manera de ser y de comportarnos refleja quienes somos, es decir nuestro Branding. Tener claridad frente a este punto es importante si lo que estamos buscando es precisamente fortalecer nuestros objetivos profesionales.

Todas las profesiones u ocupaciones tienen diferentes áreas de acción pero no todas esas áreas son para todos. Lo que quiero decir es que aunque seas médico, cocinero, abogado o estilista debes tener claro cuál es tu fuerte y he ahí la incógnita. Muchos pueden decir: bien, soy diplomado en psicología con cinco años de experiencia profesional y un posgrado en x o y asunto…. Muy bien pero que?… posiblemente el resto de tus compañeros o por lo menos varios de ellos están igual que tu; una carrera profesional, un posgrado, una segunda lengua, poca o mucha experiencia… Y qué?

He podido observar como muchas personas simplemente consideran la importancia de seguir educándose únicamente porque es lo que «se tiene que hacer para conseguir un buen empleo» y esto es un error si no te detienes antes a pensar cuáles son los motivos que te impulsan a especializarte en una u otra área, porque tu talento no debe estar ajeno a tus intereses y habilidades personales, más bien estos en conjunto te permiten descubrir qué es aquello que te hace diferente dentro de «tu gremio» pero principalmente te permite tener mayor claridad frente al por qué te despiertas cada mañana para hacer aquello que amas hacer, en lo que crees firmemente y en lo que sabes que eres excelente.

Siempre me gusta mencionar la analogía existente entre un barco y nosotros. Como sabemos el barco tiene un timón y un motor y son estos dos elementos los que le permiten llegar a destino (o bueno por lo menos son dos de los más importantes) pues bien en este caso el timón representa tus intereses, lo que quieres hacer, el timón determina el camino que el barco sigue. Por su parte el motor hace referencia a tus habilidades a aquello que sabes y disfrutas hacer, el motor fija cuán rápido puede ir el barco. Sin duda necesitas apuntar hacia alguna dirección y saber cuál es esa dirección tiene que ver con descubrir qué es lo que realmente quieres y puedes hacer. Cuando te mueves en una dirección distinta a lo que realmente eres, pierdes las oportunidades para alcanzar tu propósito mientras que si tienes claro lo que quieres y puedes hacer, aumentas tu potencial y tu propósito actúa como una brújula en el alcance de tus logros.

Si quieres ser un profesional con propósito no te obsesiones por ser diferente al resto de tus compañeros, deja de comparar tus fortalezas y logros con los de otros y esfuérzate por descubrir qué es realmente lo que amas hacer y a mover los dedos que sean necesarios para alcanzar lo que quieres, dicen por ahí que una de las mejores formas de saber como será tu futuro es cuando descubres y sigues aquello para lo cual has nacido.

Milena Gonzalez

Share This