fbpx

Después de un mes de vacaciones y de momentos compartidos tanto con mi familia como con amigos, uno de los diferentes temas que específicamente en el área profesional viene inquietándome tiene que ver con la pregunta de este artículo ¿Quién escribe el guión de tu futuro profesional?

En gran parte de Europa ya casi empieza el retorno laboral y académico y con ello la amplia oferta en Pregrados, Máster, Doctorados, cursos, etc por parte de las universidades e Institutos. Puedes ver a profesionales de todas las áreas matriculándose en uno y otro postgrado, muchos de ellos con el deseo de poder crecer profesionalmente y tener mayores posibilidades de ingresar a un mercado laboral que cada vez parece que se vuelve más exigente. Sin embargo el otro lado de la moneda nos muestra a personas que ya cuentan con una alta cualificación profesional, con el dominio de más de dos idiomas e inclusive con más de una carrera y con un salario que no llega ni a los 1000 euros mensuales. He tenido la oportunidad de hablar con varias personas que se encuentran en la última situación que he mencionado y cuándo les he preguntado por qué decidieron estudiar lo que estudiaron o qué les motivó a acceder a un postgrado curiosamente la mayoría dan respuestas que obedecen a factores externos como estatus, dinero, posibilidad de acceder al mercado laboral, otros porque los padres se lo recomendaron, alguno que otro porque consideraban que era una carrera fácil de cursar, otros porque no obtuvieron el puntaje para estudiar lo que realmente querían e incluso algunos decían que como no podían moverse de su ciudad optaron por cursar lo que las universidades cercanas tenían ofertado. En conversación con ellos mencionamos que ninguna de esas razones hablan de un propósito profesional definido, es casi palpable que estudiar es algo que la mayoría puede hacer pero planificar y gestionar el futuro profesional es una tarea que no todo el mundo está dispuesto a llevar a cabo.

 

Somos expertos en criticar a las empresas, al gobierno, a las universidades, al perro, al gato, al contacto del Facebook y a la sociedad en general… y realmente hay razones, muchas razones para hacerlo, pero ¿Por qué así como nos tomamos el tiempo de crear grandes argumentos hacia ellos, no nos tomamos con seriedad nuestro futuro profesional? ¿Por qué no nos cuestionamos acerca de cómo estamos gestionando nuestra carrera? ¿Olvidas que tu carrera es tuya? que si no la gestionas tu, otro lo hará por ti? Si vas a estudiar hazlo con propósito, trázate un plan de acuerdo con tus habilidades y perspectivas profesionales, que ello apunte a un objetivo claro, el cual puedas medir, ponerle tiempo y alcanzar. Es que es verdad cuando escuchamos que para darle un giro a nuestro futuro profesional necesitamos iniciar por conocernos a nosotros mismos. ¿Cuánto de tu tiempo dedicas a descubrir más de ti, de tus aptitudes e intereses o a profundizar en aquellos temas en los que eres excelente?. Nuestro talento lo construimos en el día a día, arriesgándonos y equivocándonos, porque el logro de pequeñas tareas nos motivan a pensar que el objetivo grande es alcanzable y nos da la energía que necesitamos para seguir. Así que te dejo con la siguiente pregunta:

Y tu? estudias o gestionas tu futuro profesional?

Milena Gonzalez

Share This