fbpx

La sociedad actual se haya inmersa en una dinámica donde cada vez se hace más énfasis en la importancia de las relaciones humanas, por ello pese a todas las críticas que puedan tener medios como las redes sociales o las diferentes formas de contactarse vía online, estas cada vez más son utilizadas por personas de todas las edades y esto se debe al hecho de que los seres humanos independientemente de la raza, credo, cultura o ideología política, tenemos la necesidad de relacionarnos con otros lo cual es evidente en las diferentes esferas de la vida, tanto en el ambiente familiar, como en el área afectiva así como en el escenario laboral. Tanto en las relaciones 1.0 como en las 2.0 conocemos todo tipo de personas, unas con las que simpatizamos más, algunas interesantes pero arrogantes, otras divertidas, personas más centradas y otras no tanto, el alegre y el deprimido e inclusive el bipolar; en fin un universo de personalidades que por nuestra misma esencia complejiza y vuelve auténticas nuestras relaciones y es debido a esto y sin duda a otras específicas razones por las que en el mundo del trabajo se debe prestar especial cuidado a este punto ya que uno de los aspectos más importantes para el éxito de cualquier empresa o persona emprendedora consiste en SABER CÓMO tratar con la gente, bien lo dijo John D. Rockefeller cuando expresó que «pagaría más por la habilidad de tratar con la gente que por cualquier otra habilidad bajo el sol»

Cuando reflexionamos respecto a esto tenemos la tendencia de pensar inmediatamente en aquel compañero o jefe insoportable que algún día tuvimos o que tenemos e inmediatamente le señalamos pero mi intención es que antes que nada pensemos en nosotros mismos por un instante y observemos nuestra actitud ante nuestros compañeros o clientes. Según el Stanford Research Institute el dinero que ganamos en cualquier empresa está determinado únicamente por el 12,5% de nuestro conocimiento y el 87,5% de nuestra habilidad para tratar con la gente.

Cuando hablamos de talento solemos pensar que este radica únicamente en la gestión efectiva de nuestras habilidades técnicas y destrezas y no es así, si bien es cierto que estos son aspectos importantes no se puede ignorar que el tema de la actitud y por ende de las relaciones es fundamental y diría yo, inherente ya que una excelente aptitud es mayormente efectiva a través de una excelente actitud. La importancia de las buenas relaciones en el ambiente laboral es fundamental por cuanto los resultados de esta no solo se ven reflejados en la satisfacción personal de cada colaborador sino en la productividad de la organización. Así, independientemente que seamos emprendedores autónomos o empleados de una organización debemos tener presente este aspecto ya que nuestra experiencia y conocimiento en cualquier profesión u ocupación es importante pero si finalmente no podemos alcanzar objetivos con las personas seremos inútiles como profesionales.

Por ultimo quiero exponer un aspecto al cual hace referencia John Maxwell en una de sus ponencias. Él menciona que una persona emprendedora o una organización pierde clientes por las siguientes razones:

1% Se mueren
3% Se mudan
5% Consiguen otros amigos
9% Por razones competitivas (precio)
14% No están satisfechos con el producto
68% ¡Por la actitud de indiferencia de algunos empleados!

Esta es una de las razones por las que en cada proceso de Coaching suelo mencionarle a las personas con las que trabajo que un excelente talento sin la actitud adecuada termina convirtiéndose en arrogancia.

Milena Gonzalez

Share This