fbpx

¿Alguna vez te ha pasado que en lugar de pensar que necesitas comprar tu crema de dientes, piensas que debes comprar  Colgate? ¿O quién no ha escuchado a alguien que en lugar de pedir un pañuelo de papel solicita un Kleenex?.  Podemos encontrar diferentes marcas como Starbucks, Google, Facebook, Twitter, Apple entre otras, que están muy bien posicionadas y te permiten tener claridad frente al producto que venden, facilitándote el proceso de elección en el momento que deseas consumir o utilizar dicho producto.

Los Gerentes de Marca de estas empresas se cuestionaron en su momento con la siguiente pregunta ¿qué  es lo que hace a mi producto o servicio diferente a los que producen los competidores?. Pues bien, este mismo proceso lo puedes aplicar en tu vida profesional.  Porque quieras o no TU ya tienes una marca. Te preguntarás ¿Como que ya tengo una marca si yo nunca he hecho un proceso de Personal Branding y ni siquiera tengo muy claro de qué se trata? Aunque no lo creas tus actitudes, acciones, pensamientos, decisiones, puestas en marcha en tus interacciones diarias le han permitido a las personas crear una imagen acerca de quién eres tú.

Tom Peters, uno de los más grandes gurús del Management dice que vamos a tener que reinventar nuestro puesto de trabajo en los próximos años, que somos empresas de servicios unipersonales y que los empleos serán sustituidos por proyectos.  Recuerda que tu marca es lo que las personas piensan de ti cuando no estás presente.  Es tu huella, ese aspecto que habla de ti, que te convierte en la persona idónea para ofrecer tu servicio a un mercado objetivo. Así que puedes aprovechar las mismas estrategias que han llevado a cabo las marcas corporativas antes mencionadas y puedes construir equidad de marca al igual que ellos.

Así que en un proceso de selección por ejemplo, la compañía indagará sobre hechos específicos que le garanticen que eres la persona idónea, explorará sobre qué valores y principios se centra tu servicio con el fin de definir si se adapta a su necesidad. Ese mismo ejercicio lo realizarás tú, indagarás sobre los objetivos del proyecto o funciones a realizar, analizarás tus competencias con relación a la necesidad de la empresa, evaluarás la consistencia y congruencia de tus objetivos con los que esta ofrece.

Recuerda tus talentos y habilidades son tu fortaleza y tu capital más importante, pero siempre debes tener en cuenta si esas fortalezas se ajustan a las oportunidades que tiene tu mercado, una vez lo encuentres, es el momento de trabajar en tu proceso de Marca Profesional y posicionarte como un experto en tu campo.

Es un verdadero honor hacer parte de tu jornada y ayudarte a alcanzar las metas profesionales que quieres y te mereces.

Vive con propósito y se un profesional de Alto Impacto.

Milena Gonzalez

Share This