fbpx

Me encanta la definición de “malcriar” que nos da Carlos González.

Hemos asumido como cierto que entre más compartamos con nuestros hijos más “malcriados” se volverán.

¿Qué tal si nos atrevemos a educar desde el sentido común? Cada animal cría instintivamente a sus hijos de la forma más natural posible.

Una oveja no se plantea dejar llorar a su cría recién nacida, su instinto le lleva a alimentarla y socorrerla inmediatamente. La gallina sabe dónde vas sus pollitos cuando nacen (bajo el cobijo de sus alas). La canguro lleva a sus hijos dentro de su bolsa sin temer que se va a apegar mucho a ella y se acostumbrará a sus brazos.

Como madre primeriza solía escuchar mucho aquello de que no se acostumbre a tus brazos, a tu cama, a tu pecho, a tu olor… poco a poco dejé de escuchar el murmullo y empecé a escuchar más a mi hija y también a mi.

Nos hace falta apagar el murmullo y volver a lo básico. Amar, mamar, mamá.

Milena, Una mamá psicóloga

Share This